Causas de suspensión y extinción del contrato de trabajo

0
167

La suspensión y extinción del contrato de un trabajador puede darse bajo diversas circunstancias y por diferentes razones.

Lo cierto es que toda relación laboral tendrá un final, por esa razón, es vital estar tan informado como sea posible.

Aunque están estrechamente relacionados, existe una diferencia entre ambos términos.

Muchas veces esto se pasa por alto y se suele pensar que se trata de lo mismo; sin embargo, en este post encontrarás todo lo que necesitas saber acerca de la suspensión y extinción del contrato de trabajo.

¿De qué se tratan la suspensión y extinción del contrato de trabajo?

Principalmente, entendamos que la suspensión y extinción del contrato son conceptos separados.

Ambos implican el cese de la relación laboral entre el trabajador y la empresa, pero básicamente existe una característica que los diferencia.

El contrato es el documento que establece la relación jurídica entre un trabajador y una empresa, es decir, los vincula laboralmente.

Mientras este documento esté vigente, estarán unidos profesionalmente.

Resumidamente, la extinción de un contrato de trabajo significa la finalización definitiva de este vínculo, terminando con todo tipo de correspondencia y obligaciones.

Por otra parte, su suspensión supondría sólo una finalización temporal (durante la cual, indiscutiblemente, el trabajador no recibe ningún tipo de pago).

De esta manera queda claro que ambas llevan al vencimiento del periodo activo del trabajador.

Quizá te preguntes si la suspensión y extinción del contrato de trabajo ocurren por las mismas causas; la respuesta es no.

Son procesos diferentes que conllevan a situaciones diferentes, y por lo tanto son provocadas por distintas causas.

¿Cuáles son las causas de la suspensión del contrato de trabajo?

Según el Estatuto de los Trabajadores, las suspensiones laborales pueden ocurrir debido a las excedencias.

Hay tres tipos de excedencias, las cuales se describen a continuación:

Excedencia Forzosa

Aunque es un poco difícil de determinar, puede darse el caso de que un trabajador tenga derecho a solicitarla.

En pocas palabras, este pide retirarse de la empresa indefinidamente conservando el derecho de regresar cuando la situación que motiva dicha solicitud haya cambiado. 

Evidentemente es válida sólo para determinados casos, y las solicitudes deben ser evaluadas para determinar si es aplicable.

Excedencia por cuidados familiares

Como su nombre lo dice, es solicitada por aquellos que necesitan desempeñar ciertas responsabilidades familiares que imposibilitan el normal desempeño de sus actividades laborales.

El tiempo que el trabajador tendrá para disfrutar de dicha excedencia depende del caso en que se encuentre. 

Si se solicita por la llegada de un hijo (quien obviamente necesitará cuidados especiales y dedicados) puede durar hasta tres años.

Por otra parte, si se solicita para cuidar de un familiar enfermo o incapaz de valerse por sí mismo, puede durar hasta dos años.

Excedencia Voluntaria

Por último, es válido mencionar que todo trabajador tiene el derecho de solicitar y disfrutar excedencias voluntarias siempre y cuando cumpla ciertas condiciones.

Para comenzar, debe tener mínimo un año trabajando en la empresa, y si ya ha solicitado excedencias anteriormente, deben haber pasado mínimo cuatro años.

Además, se arriesgará a perder su puesto de trabajo, ya que la empresa no está obligada a reservarlo.

Puede que sólo obtenga preferencia de ingreso para cuando surja alguna vacante.

Dicho esto, su duración debe estar entre cuatro meses y cinco años, y podrá solicitarse tantas veces como el trabajador quiera.

¿Cuáles son las causas de la extinción del contrato de trabajo?

Las siguientes causas son las que suelen llevar a la suspensión y extinción del contrato de trabajo:

Mutuo acuerdo

Así como el contrato nace por un acuerdo entre la empresa y el trabajador, de la misma manera pueden ponerle fin.

En este punto se incluyen aquellas cláusulas previamente especificadas en el contrato (si las hay) que produzcan la extinción de este; por ejemplo, cuando se contrata a alguien para hacer una tarea específica, el contrato expira después de realizarla.

Voluntad del trabajador

Es posible que el trabajador quiera renunciar a su puesto, finalizando así su vínculo laboral con la empresa.

Esto puede realizarse omitiendo las causas que motivan dicha decisión, pero deberá respetarse el tiempo de preaviso.

Dicho tiempo estará determinado por el mismo contrato o por el convenio colectivo.

En este caso, el trabajador pierde el derecho a cualquier tipo de indemnización o prestación por desempleo.

De igual manera, podrá retractarse de su decisión y anular dicha renuncia durante los días del preaviso.

Por otra parte, hay ciertas condiciones bajo las cuales un trabajador podrá solicitar una renuncia con derecho a indemnización; incluyendo modificaciones en las condiciones de trabajo, falta o retrasos del salario o graves incumplimientos de parte de la empresa.

Voluntad de la empresa

Evidentemente, la empresa también puede solicitar el retiro de sus trabajadores. Para estos fines, puede recurrir a un despido objetivo, colectivo o disciplinario. 

El despido objetivo es justificado por cuestiones propias de la organización, ya sean económicas, técnicas u organizativas.

El despido disciplinario es causado por incumplimientos grave por parte del trabajador.

El despido colectivo ocurre cuando son varios los trabajadores afectados. 

Razones ajenas a la voluntad de ambos

Por último, un contrato puede extinguirse por causas ajenas a la voluntad de ambos.

Por ejemplo, un despido por fuerza mayor, que ocurre por razones imprevisibles e inevitables que impiden que el vínculo laboral pueda continuar.

Otro ejemplo sería la muerte, invalidez, incapacidad o jubilación del trabajador o del empresario.

Ahora ya conoces las causas de suspensión y extinción del contrato de trabajo en nuestro país.