Tipos de Contrato de trabajo en España

0
92

La mayor parte de nuestra vida transcurre trabajando, es lógico que el tema laboral sea relevante en el día a día.

¿Qué contrato de trabajo es el más conveniente? ¿Cuáles son los tipos de contratoactualmente en España? 

Conocer las implicaciones laborales de cada contrato de trabajo nos reporta tranquilidad y confianza al momento de concretar un empleo.

Es importante saber la duración de cada contrato, la jornada laboral de acuerdo con éste; y más importante aún es estar enterados de las indemnizaciones que resultan de cada contrato de trabajo

¿Qué es un contrato de trabajo en España?

Un contrato de trabajo o contrato individual es un documento donde se registran las condiciones laborales que comprometen al empleado y el empleador.

Es el manual donde se reseña todo lo que rige una relación laboral, y registra todos los derechos y deberes del trabajador y del empleador.

En España el contrato de trabajo le da legalidad a la relación laboral.

Tal como un documento matrimonial, el contrato de trabajo regula un vínculo, donde las partes se sienten comprometidas y amparadas por las leyes.

Conozcamos más a fondo los tipos de contratos que existen en el mercado laboral en España.

Los contratos de trabajo en el mercado laboral de España

Siendo realistas las modalidades de contratación en España se han mantenido constantes e invariables durante años.

Los tipos de contrato que regulan la relación laboral en la actualidad son los siguientes:

  • Contrato indefinido
  • Contrato temporal
  • Contrato de formación 
  • En prácticas

Cada uno de estos contratos tiene sus características particulares y sus implicaciones laborales, desde el horario de trabajo hasta la indemnización al finalizar el mismo. 

Contrato laboral por tiempo indefinido

Este contrato de trabajo no establece un límite de tiempo a la relación laboral. La jornada de trabajo en un contrato indefinido puede ser completa o parcial.

Un contrato indefinido tiene sus ventajas sobre otro tipo de contratos. 

Como trabajador podrás tener mayor tranquilidad y estabilidad y te sentirás motivado para lograr prorrogar el contrato.

Además, los beneficios económicos son mayores al finalizar la relación laboral.

La jornada laboral, como ya señalamos, estará definida por los requerimientos de la parte empleadora.

Respecto al salario, debe estar fijado en el contrato indefinido y no podrá ser menor al salario interprofesional que actualmente es de 950 euros mensuales.

Esto equivale a un salario mínimo diario de 31,66 euros.

La característica más ventajosa de un contrato de trabajo indefinido está en la finalización de este contrato.

Si la empresa desea terminar su relación debe despedir al trabajador lo cual implica indemnización por despido.

El monto de la indemnización dependerá del tipo de despido laboral.

Contrato de trabajo temporal

Este tipo de contratación laboral es por un tiempo determinado. A diferencia de un contrato indefinido, este tiene fecha de caducidad, la cual está registrada en el contrato de trabajo.

La formalización verbal de este tipo de contratos solo será posible si la duración es menor de 4 semanas y bajo la modalidad de jornada completa.

Es muy similar a un contrato indefinido respecto a la jornada laboral, esta puede ser a tiempo completo o parcial.

El sueldo para percibir en un contrato temporal estará definido por la política de la empresa, pero siempre dentro del marco legal del trabajo. 

Las compensaciones tras finalizar un contrato de trabajo temporal abarcan el finiquito, que es común a todo contrato laboral, y la indemnización.

La indemnización laboral tras finalizar un contrato temporal será de 12 días por año trabajado.

Esta indemnización es variable solo para contratos firmados antes de enero de 2015. 

Contrato de formación 

Este contrato de trabajo es ideal para insertar a los jóvenes en el campo laboral español.

Es muy conveniente para las empresas contratar jóvenes y ayudarles con su formación teórica-práctica, y al mismo tiempo reducir su coste laboral. 

Los que optan por este tipo de contrato son jóvenes que no han concluido su formación profesional.

Así el joven puede prestar sus servicios en una empresa y adquirir conocimientos teóricos mientras realiza la labor práctica para obtener su título profesional. 

La duración mínima debe ser 1 año de contrato, y siempre es de jornada completa.

El sueldo de ese año será calculado en base al trabajo real que se efectúe, y siempre estará acorde al salario interprofesional vigente. 

Este tipo de contrato es muy ventajoso para la empresa, para el trabajador y para la sociedad en general, pues reduce el desempleo juvenil.

La única desventaja es que obviamente no tienes ninguna indemnización al finalizar un contrato de formación.

No obstante, abre la puerta para ser ingresado a la empresa como trabajador temporal o firmar un contrato indefinido.

Contrato de prácticas 

El contrato en prácticas es un tipo de contrato temporal muy similar al contrato de trabajo de formación.

¿Cuál es la única diferencia entre este y de formación?, para firmar un contrato de prácticas el trabajador debe haber culminado sus estudios profesionales.

Además, la jornada en este contrato puede ser parcial o completa.

Un contrato de práctica tiene un límite máximo de dos años, y no podrá ser menor a seis meses.

El salario es el 60% del establecido en convenio de la empresa, durante el primer año de contrato, y de 75% desde el segundo año.

Siempre dentro del marco legal, es decir, nunca será inferior a  950 euros mensuales. 

Conocer todos los tipos de contrato de trabajo te permitirá estar al tanto de los beneficios de cada uno de ellos.