Ayudas del gobierno para estudiantes

0
111

En los tiempos que corren es cada vez menos atractivo para la mayoría de los jóvenes culminar sus estudios; debiendo enfrentar posteriormente las consecuencias de no estar correctamente preparados para mantener una vida laboral adecuada.

Pero, para aquellos que se sobreponen a las adversidades y quieren continuar sus estudios, las cosas no son lo sencillas que deberían.

Existe un difícil campo laboral que busca como primera opción a personas con experiencia y diversas habilidades que no son fáciles de lograr; apartando a muchos jóvenes entusiastas a no encontrar empleos que les permitan mantenerse.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), España es el miembro con mayor índice de desempleo en menores de 25 años. 

Un alarmante 44% los hace emitir este juicio, que es la causa principal del reciente incremento en la repartición de ayudas para jóvenes y estudiantes.

La cual, busca ofrecer un apoyo al futuro de la nación en su momento de necesidad.

Contrato para la Formación y el Aprendizaje

Tiene como objeto dar la oportunidad a jóvenes sin formación especializada de encontrar su primer trabajo y convertirse en ciudadanos productivos.

Funciona como una herramienta de doble acción que garantiza un sueldo a los jóvenes, mientras son formados teórica y prácticamente en un área laboral; brindando al mismo tiempo, reducciones de costos laborales para las empresas.

Está dirigido a personas sin formación universitaria o profesional, ni títulos de igual valía. Lo cual, permite a estudiantes, obtener un aprendizaje asociado a un área laboral particular, cobrando por ello.

Para optar por este contrato, son válidas estas situaciones:

  • La edad comprendida para la solicitud de este tipo de contratos es de 16-25 años al momento de la formalización del contrato.
  • Están incluidos los colectivos vulnerables. Es decir, discapacitados, colectivos excluidos socialmente, estudiantes de escuelas-taller, casas de oficio y demás, son admitidos en el contrato.

Es un contrato que funciona a tiempo completo, pero, dividido en dos partes; un primer año, donde, el horario laboral efectivo será menor al 75% del tiempo y el otro 25% de las horas será de aprendizaje.

Contando con un segundo y tercer año, donde, 85% del tiempo será de trabajo efectivo y un 15% será de instrucción.

Encuentra aquí el real decreto en la web de la BOE. 

Contrato en prácticas 

Es una forma de contrato dirigida a personas que hayan culminado su proceso de estudios, obteniendo un titulo universitario, FP o grado medio o superior.

Son también aceptados para esta forma, títulos de reconocimiento oficial o certificaciones de profesionalidad con habilitación laboral.

A pesar de ser mayormente utilizado por jóvenes, por motivos de falta de experiencia, no cuenta con ninguna restricción en lo que compete a la edad; siempre y cuando, se cumplan cabalmente los requisitos de su obtención.

Aquí algunas pautas a cumplir:

  • El plazo desde la obtención de la titulación o grado no debe superar los 5 años; que, en caso de presentar alguna discapacidad pueden ser prorrogables a 7 años. Si el aplicante es menor de 30 años y es su primer empleo, este requisito no aplica.
  • El trabajo para el que se aplique, debe ser una practica profesional relacionada al título ostentado.
  • El lapso del contrato debe oscilar entre 6 meses y 2 años. Contemplando algunas reglas y excepciones para su prórroga.
  • El salario a obtener nunca puede ser menor que el 60% del sueldo respectivo del puesto a ocupar en el primer año; y de extenderse, el sueldo no debe ser menor al 75% el segundo año.
  • Debe aparecer dado de alta en la Seguridad Social, cotizando, como una alternativa a una eventual situación de desempleo.

En este enlace podrás encontrar todos los estatutos relacionados con el contenido de un contrato de este tipo.

Siempre lee muy bien cada uno de los párrafos antes de firmar. 

Garantía juvenil 

Es una iniciativa comprometida con los jóvenes menores a los 30 años, que no han recibido la culminación de sus estudios y se encuentran en desempleo.

Tiene como objetivo asegurar un ambiente laboral que cobije y de oportunidades a aquellos jóvenes que no estén académicamente formados.

Los cuales, quedan descartados directamente de programas como los de contrato en prácticas.

Para inscribirse en este programa debes cumplir con esto:

  • Edad comprendida entre 16 y 30 años
  • Tener nacionalidad española, ser ciudadanos de la comunidad europea o formar parte del acuerdo económico europeo o suiza. Con residencia legal en España.
  • Extranjeros titulares de una autorización de residencia con habilitación para trabajar
  • Estar empadronado en cualquier localidad española
  • No haber trabajado, ni recibido alguna formación antes de la solicitud
  • Carta de compromiso 

Una forma de apuntar en este programa es inscribirse al paro, aunque, también puedes registrarte directamente en el portal de garantiajuvenil.sepe.es.

Para completar el registro solo deberás ingresar tus datos y estarás dado de alta.